Prolongue la belleza de sus toallas nuevas

0
304

Después de embarcarse en la búsqueda entre una gran variedad de opciones disponibles en toallas y hacer su compra, asegúrese de cuidar de ellas en forma adecuada. Lavar y secar cuidadosamente las toallas prolonga su belleza y mejora su absorción. Siempre debe lavar las toallas nuevas antes de usarlas por primera vez, para remover los químicos especiales utilizados por los fabricantes que cubren sus fibras para protegerlas en el trayecto desde la fábrica hasta sus manos.

Es importante establecer ciertas consideraciones que harán de su inversión, una pieza de uso personal más duradera y eficiente. Con el fin de obtener su óptima conservación presentamos las siguientes recomendaciones:

  1. Coloque las toallas del mismo color en la lavadora. No mezcle colores claros con colores oscuros. Agregue en la lavadora una taza de vinagre blanco y una cantidad adecuada de detergente para lavar la ropa. Agregar vinagre al ciclo inicial de lavado, fija los colores del tejido y evita que se desvanezcan. El vinagre blanco es un suavizante de telas sorprendente y elimina la estática de la mayoría de las telas, haciendo además que las toallas estén más suaves.
  2. Ajuste la lavadora en un ciclo de agua tibia y enciéndala. Espere a que se complete todo el ciclo de lavado.
  3. Quite las toallas y sacúdalas suavemente.
  4. Coloque las toallas directamente en la secadora y séquelas en un ajuste de temperatura medio bajo. El ajuste de calor más fuerte puede dañar las fibras de la toalla con el tiempo, por lo que es mejor evitarlo siempre.
  5. Quite las toallas rápidamente cuando estén secas. El tiempo de secado puede variar debido al grosor de las toallas; las más gruesas demoran más en secarse que las más finas. Vigile el ciclo de secado para que pueda sacarlas tan pronto hayan terminado de secarse. Sacuda las toallas a medida que las retira de la secadora y dóblelas cuidadosamente para guardarlas.

Algunos consejos y advertencias

Lea siempre las etiquetas para las instrucciones de lavado de sus toallas. Algunas pueden tener instrucciones especiales que sean específicas para la marca o el tipo de toalla.

Blanquee las toallas blancas cada tres o cuatro lavados para mantener la blancura y obtener un aspecto limpio. Si esto lo hace con mayor frecuencia puede dañar las fibras y reducir la vida de sus toallas.

Considere alternar entre el secado en el tendedero y secar las toallas en la secadora para mantenerlas gruesas y esponjosas. Al disminuir la cantidad de secado con calor prolonga la vida de las toallas. Puede colgarlas al sol para que huelan fresco y sean más absorbentes. La luz solar directa es la mejor para secar las toallas y reducir la cantidad de gérmenes. Además se podrán doblar más fácilmente. El único inconveniente es que pueden estar un poco más duras y ásperas que si las seca en la secadora. Puede ponerlas unos 2 o 3 minutos en la secadora para que se suavicen un poco y se esponjen.

No use suavizante de tela con las toallas. Con el tiempo, los suavizantes se acumulan en las fibras del tejido y serán menos absorbentes.

Comentarios

Dejar respuesta