Probióticos y Prebióticos para cuidar nuestro cuerpo

0
141

A menudo hallamos términos extraños que invaden la publicidad y los envases de los productos alimentarios que vamos a comprar. Los prebióticos y probióticos son microorganismos que podemos incluir en nuestra alimentación diaria para mejorar o bien robustecer nuestra salud y que podemos encontrar en productos totalmente naturales.

Probióticos y Prebióticos para cuidar nuestro cuerpo

Diferencias entre probióticos y prebióticos

Los microorganismos probióticos son elementos vivos que, de usarse en la dosis conveniente, contribuyen a repoblar la vegetación intestinal. Los prebióticos son un tipo de fibra no digerible que ayuda al desarrollo de determinadas bacterias específicas en el colón. Las dos se complementan, en tanto que los elementos prebióticos son empleados por los probióticos.

Resultan útiles en lo que se refiere a inconvenientes relacionados con la salud intestinal como casos de digestiones lentas, falta de flora bacteriana, para regular el síndrome de colon irritable o bien, aun, protegernos contra la acción de la gripe. Eso sí, a la hora de consumir probióticos y prebióticos tenemos que valorar y preguntar al especialista cuál debe ser la dosis apropiada, básicamente para ir por el buen camino en nuestra dieta.

Diferencias entre probióticos y prebióticos

Una buen producto que nos ofrece el mercado es el Lactobacillus gasseri. Se trata de una cepa probiótica centrada singularmente y de una forma muy eficiente en el control del peso. Nos permite lograr una reducción de la adiposidad abdominal si los consumimos regularmente además de limitar la tasa de glucosa en los casos de diabetes de tipo 2.

Diferencias entre probióticos y prebióticos

Beneficios de los probióticos

Estos microorganismos tienen como función prosperar la población de las bacterias intestinales, impidiendo que las perjudiciales se hagan un hueco en nuestro intestino formando una sólida barrera contra ellas. Los beneficios de los probióticos son amplios y dependerán del tipo que consumamos, mas por norma general cooperan en la salud intestinal y en el fortalecimiento del sistema inmunológico. Además, los probióticos nos asisten en frente de las amenazas que suponen las comidas procesadas, las toxinas o el agua clorada. Los más conocidos son los Lactobacillus y Bifidobacterium.

Podemos encontrar probióticos naturales en el kéfir, iogur, sopa miso, el chocolate negro, el queso, chucrut, pepinillo y la leche.

Beneficios de los prebióticos

Hablamos de un tipo de hidratos de carbono que no podemos digerir, pero que sí alimenta a los probióticos. O sea, ayudan a los probióticos y, por su parte, a nuestro organismo. Además, facilitan la absorción de calcio y magnesio, dismuyen la aparición de gases, regulan el sistema digestivo, limitan el riesgo de cáncer de colón y contribuyen a controlar los períodos de estreñimiento.

Beneficios de los prebióticos

¿Y dónde podemos localizar estos elementos? En comestibles naturales como cebollas, plátanos, alcachofas, puerro, ajo, tomates, espárragos, achicoria y trigo integral. Hay productos como, por ejemplo, el Fructo-Oligosaccharides que favorecerán un aparato digestible más sano, el tránsito intestinal y la absorción del magnesio y del calcio.

Si tus pretensiones son mantener tu cuerpo fuerte y sano, piensa en la posibilidad de consumir probióticos y prebióticos y procura llevar una dieta variada en la que abunden las frutas, verduras y hortalizas.

Comentarios

Dejar respuesta