Cómo prevenir la legionella

0
470
Cómo prevenir la legionella

Te damos las claves para prevenir la legionella. Esta enfermedad, provocada por bacterias, puede ser muy peligrosa. La higiene en casa, en la escuela o en la oficina es algo fundamental para salvaguardar la salud. Si no se cumple con las normas básicas, exponemos al cuerpo a distintas afecciones que pueden alterar gravemente nuestra calidad de vida. Si quieres conocer más detalles sobre esta enfermedad, te decimos cómo prevenirla.

Cómo se propaga

La legionella es una infección pulmonar causada por una bacteria de la familia Legionellaceae. La más común es la legionella pneumophila, ya que es la que se encuentra en casi todas las afecciones de este tipo. Los síntomas más frecuentes son: tos fuerte, diarrea, fiebre, dolores musculares y dificultad para respirar. También puede presentarse sin afectar a la respiración (de forma neumónica), como fiebre pontiac, caracterizada por una fiebre aguda e intensa.

Las bacterias que provocan estas afecciones suelen vivir en aguas estancadas o sucias. Como todas las bacterias, prefieren morar en climas cálidos y húmedos. La mayor concentración de estas bacterias se puede encontrar en oficinas, hospitales, escuelas o centros comerciales. La legionella halla un hábitat perfecto para desarrollarse en los sistemas de agua concentrados por los aires acondicionados.

El contagio se da al inhalar la bacteria, dando paso al inicio del ciclo en el organismo.

Saber cómo controlar la legionella puede ser un aspecto importante en todos los sitios que tengan las características para producirlas o alojarlas. Debe extremarse la precaución si en el entorno hay niños, personas con deficiencia pulmonar o ancianos. puesto que son ellos los más susceptibles al contagio de esta enfermedad.

Prevenir la legionella

Las bacterias de legionella anidan en los sistemas de agua caliente, las zonas de refrigeración y cualquier lugar que tenga circulación de agua constante. Los lugares con mucha humedad son más propensos a albergar este tipo de bacterias, por lo que deben extremar la limpieza y la desinfección. Por lo general, se recomienda que en estos casos se contrate los servicios de una empresa de limpieza profesional.

Es imprescindible tener una persona que realice diariamente la limpieza de estos sistemas de agua o riego. Esta es la única manera de controlar esta enfermedad. Es necesario realizar un exhaustivo mantenimiento para detectar y atacar los focos de infección.  Estas son las acciones que suelen  hacer los profesionales como labores de mantenimiento:

  • Dibujar los planos del lugar para poder identificar las zonas de riesgos y poder poner en marcha, cuando sea necesario, la labor de limpieza y desinfección.
  • Realizar un plan de mantenimiento que respete las normas de periodicidad para el aseo de los sistemas de agua o las zonas con focos de infección identificados.
  • Hacer un chequeo para controlar la calidad del agua que se usan en estos sistemas, bien sea en piscinas, o bien en la zona de duchas en las instalaciones deportivas, a fin de establecer la forma de control que se llevará para evitar la proliferación de la bacteria.
  • Establecer un registro de las actividades realizadas para mejorar la forma de controlar la bacteria.

Si crees que en tu comunidad de propietarios, lugar de trabajo o en la escuela de tu hijo puede estar presente la legionella, plantea las soluciones y ayuda a prevenir las consecuencias causadas por esta enfermedad y mejorar el control de plagas.

 

Comentarios

Dejar respuesta