Me voy a la cama y no puedo dormir… ¿qué hago?

0
1041
Me voy a la cama y no puedo dormir... ¿qué hago? 1

Tuviste un largo día de trabajo y lo que quieres es llegar a tu casa, ducharte y luego acostarte a dormir en tu cómoda cama. Pero hay un problema, no logras conciliar el sueño, tratas y tratas pero no te duermes. Y por fin cuando llegas a descansar un poco, sueña la alarma que indica que tendrás que levantarte para comenzar una nueva jornada laboral.

Esto trae como consecuencia que durante el día estés cansado, soñoliento y sin ánimos de nada, lo que está afectando tu ejercicio laboral y que eventualmente podría traerte problemas en el trabajo. Por ello, es necesario que sigas algunos consejos y hagas cambios a la hora de dormir. Te contaremos cuales…

A veces el principal impedimento para poder dormir es lo que pasa por tu mente. Te atormentas por las noches pensando en tus problemas, quehaceres del otro día u cualquier otra cosa que te moleste. Debes intentar alejar tu mente de cualquier pensamiento que te perturbe, relajarte, si te funciona puedes imaginarte una escena como que estas en una playa o en cualquier otro lugar placentero. Puede funcionar, solo necesitas concentración.

Si te sigue costando dormir, puedes intentar levantarte por un momento y hacer alguna actividad como leer, tomar un vaso de agua, jugar algún juego como un sudoku o llenar un crucigrama.

Una costumbre de ahora en las personas es llevarse los teléfonos, tabletas o computadoras a la cama para terminar algún trabajo, mandar textos o simplemente jugar. Si quieres conciliar el sueño debes evitar hacer eso.

dormir_calor_noches_verano_0

Terapia de Control de Estímulos

Una prestigiosa revista online publicó un artículo que mostraba un artículo del profesor Richard R. Bootzin que ha investigado los desórdenes del sueño por muchos años en la Universidad de Arizona. De estas, la intervención más exitosa es la llamada Terapia de Control de Estímulos que consiste en seis pasos sencillos. Si los sigues, tu sueño debería mejorar.

  1. Acuéstate a dormir sólo cuando te sientas somnoliento.
  2. No uses tu cama para otra cosa que no sea dormir; lo que significa no leer, ver televisión, comer o preocuparte en la cama. La actividad sexual es la única excepción a la regla.
  3. Si no puedes dormir, levántate y ve a otra habitación. Quédate así lo que desees y luego regresa al cuarto a dormir. No veas la hora; si no puedes dormirte, sal inmediatamente de la cama.
  4. Si aún así no puedes dormir, repite el paso tres. Hazlo tan seguido como sea necesario.
  5. Pon tu alarma y despiértate a la misma hora todas las mañanas independientemente de cuanto hayas dormido durante la noche. Esto ayudará a tu cuerpo a adquirir un ritmo consistente de sueño.
  6. No duermas durante el día.

Comentarios

Dejar respuesta