Cómo hacer una tormenta de ideas en el trabajo

0
1229
Cómo hacer una tormenta de ideas en el trabajo

En Libertad Intengral sabemos que hacer una tormenta de ideas en el trabajo es la mejor forma de sacar provecho de las creatividad del grupo laboral, aplicándola cada cierto tiempo, no solo trae beneficios a la empresa al momento de innovar fuera de la empresa, sino también la comunicación interna de la corporación. Hay empleados más alegres y siempre con buena disposición para colaborar, generando a su vez sentido de pertenencia, un elemento que se ha venido perdiendo.

Acondiciona un lugar en el trabajo

Para que las ideas fluyan, recomendamos que acondicionen un espacio dentro de las instalaciones de la empresa, solo para estas ocasiones, hay que buscar un diseño que inspire a crear, innovar y a despertar el sentido creativo de todos los empleados, pero no solo debe cuidar el diseño del lugar, también hay que buscar aquellos líderes potenciales dentro de los grupos internos, de esto se puede encargar el departamento del talento humano. Es necesario porque solo así podrá existir un ambiente óptimo para lo que se quiere, que este caso es hacer una tormenta de ideas en el trabajo.

Muy diferente al nombre que se le atribuye a esta actividad, el ambiente de una tormenta de ideas, debe ser invitante, tranquilo, pero siempre creativo, punto que repetiremos cada vez que sea necesario, porque sin ese elemento, nada tendrá sentido. La forma de iniciar debe ser abierta y extrovertida para que los integrantes no se sientan intimidados o avergonzados.

Una tormenta de ideas con tiempo estipulado

Establece las normas, si en la reunión habrán muchos participantes, lo ideal es que pongas un tiempo límite para que todos hablen, quizás un minuto o más, eso puede variar de acuerdo a la cantidad de personas. Pon a calentar el cerebro, así como el cuerpo necesita prepararse para correr kilómetros, lo mismo sucede con nuestra mente, haz ejercicios divertidos para que los integrantes se unan y sientan conexión.

Cuando vayas hacer el planteamiento del problema o situación a la cual hay que encontrarle solución, sé claro, por ejemplo, si la cuestión se trata de crear un nuevo producto para un cliente, explica cuál será el foco o cómo quiere esa cuenta que cree una idea, específica las características que pueden definir la obra. aclarado el punto a tratar, establece un tiempo para empezar a generar ideas, pueden ser 20 o 30 minutos, pasado ese tiempo, empiezas a limitar la participación de los integrantes a 10 o 5 minutos.

Dala libertad a la espontaneidad

El secreto para que todos los participantes expresen sus ideas sin sentirse limitados, es que no se corrija ni se enjuicie por haber dicho, lo que se cree, es una idea descabellada y sin sentido. De esos planteamientos ilógicos pueden salir buenas ideas, si cree que no tiene cabida la participación, no lo señales, eso es perjudicial para un ambiente creativo, solo cede la palabra a otra persona.

Hacer una tormenta de ideas en el trabajo no es fácil y el escenario empeora si no hay un buen clima organizacional, sin embargo creemos que para obtener buenos resultados, se premie la espontaneidad, de hecho el juego se trata de decir lo primero que se pasee por la mente, luego a medida que vaya transcurriendo el tiempo, se analizará si puede funcionar o no.

Con las bases aquí explicadas tienes las herramientas necesarias para iniciar una buena dinámica en el trabajo. Esperamos que sea de gran utilidad, recuerda que este tipo de actividad no solo se puede llevar al ámbito laboral, puede aplicarse para otras cosas, en el salón de clases y hasta para discutir dónde se hará la fiesta.

Comentarios

Dejar respuesta