¿Dormir la siesta aumenta la productividad en el trabajo?

0
1069

La respuesta es sí. El hábito de la siesta es saludable, ya que el cerebro requiere una breve pausa luego del mediodía para continuar coordinando y manteniendo la atención. En el horario de trabajo, es recomendable que entre 20 y 30 minutos de reposo son suficientes para reponer energía y mejorar el rendimiento durante el resto del día. Es lo recomendable para personas que tienen actividades con horarios extensos, en todas las edades.

La siesta es el principal mecanismo para recuperar energía y compensar el déficit de sueño. De lo contrario, el insomnio puede causar irritabilidad, olvidos y fatiga, condiciones que los trabajadores no necesitan mientras efectúan su labor.

Un estudio realizado marca que los trastornos del sueño puede afectar la productividad. Los médicos recomiendan 40 minutos de sueño para mejorar la productividad. Esto ayuda a mejorar también el estado de ánimo, la alerta y la creatividad de la persona.

Los investigadores del tema quieren que se vuelva a tener en cuenta que la siesta es saludable y natural. No dicen que se pare de trabajar si no que se invierta el tiempo en algo saludable para después rendir mucho mejor.

No es extraño entonces que cada vez sean más las empresas europeas que han incorporado los beneficios de la siesta y, para ello, en muchas se han habilitado secciones para que los empleados puedan relajarse en cómodos sillones. Se están volviendo populares las salas de descanso o “nap lounges”, en tanto que es cada vez más común la creación de salas de televisión en posadas y fondas instaladas a un lado de las carreteras para que los camioneros descansen y repongan fuerzas.

En Japón, país en el que los trabajadores duermen menos que en cualquier otro lugar del mundo, más y más compañías están empujando a sus trabajadores a dormir en horas laborales, ya que creen que esto aumentaría su rendimiento laboral.

siesta-avestruz

Dormir aumenta la inteligencia

Los seres humanos necesitamos dormir para tener la energía necesaria para trabajar o estudiar pero, el irnos al mundo de los sueños de forma agradable y por el tiempo adecuado, también tendría un positivo efecto sobre nuestro intelecto: dormir bien es útil para aumentar la inteligencia.

Existen pruebas de que el sueño profundo, incluso al dormir la siesta, puede aumentar la inteligencia. El acto de soñar podría mejorar la memoria, estimular la creatividad y mejorar la planificación futura, a tenor del resultado de nuevas investigaciones realizadas a tal efecto.

La memoria mejorada y estimulada por el sueño profundo puede aportar incluso un beneficio adicional: ayudar a imaginar (y a planificar mejor) el futuro. Según lo que revela una investigación científica, el descanso aumenta la producción de células que protegen nuestros circuitos cerebrales. Por lo tanto, el descansar el tiempo necesario, tendría un efecto neurológico más que positivo.

Comentarios

Dejar respuesta